Mario Gas, el actor y el director

Mario Gas Cabré (Montevideo, Uruguay, 15 de febrero de 1947) es una de las figuras más relevantes de las artes escénicas de España: actor, actor de doblaje, director de cine y director teatral español y uruguayo (tiene la doble nacionalidad).

En realidad nació en Montevideo accidentalmente, durante una gira musical de sus padres: Manuel Gas, que era cantante y actor; y Anna Cabré, hermana del torero y actor Mario Cabré, que era bailarina. Así que sus antecedentes familiares estaban muy ligados al mundo del espectáculo catalán. Inició su actividad en el mundo teatral durante su estancia en la Universidad, aunque no llegó a terminar los estudios de Derecho en la Universidad de Barcelona. Y ya desde finales de los años 60 inició su actividad como director teatral.

A lo largo de toda su carrera, Mario Gas ha dirigido más de cincuenta obras de teatro. Y también ha hecho de director escénico de producciones operísticas cómo La Traviata o Un ballo in maschera de Giuseppe Verdi; Madame Butterfly de Giacomo Puccini y L’elisir d’amore de Gaetano Donizetti.

capitan barbossa doblaje Mario GasEn su faceta como actor de cine destacan más de treinta películas, con algunos directores como Jaime Camino, Vicente Aranda, Bigas Luna, Luis García Berlanga, Félix Rotaeta, Ventura Pons o Josep María Forn. Su profunda voz también le ha permitido destacar a lo largo de su carrera en su actividad como doblador, siendo la voz de actores tan queridos en nuestro país (y tan conocidos) como Ben Kingsley, John Malkovich o Geoffrey Rush.

Premios, premios y más premios: en 1996 fue galardonado con el Premio Nacional de Teatro de Cataluña, concedido por la Generalidad de Cataluña, por su montaje teatral Sweeney Todd. En 1998 fue galardonado con el Premio Ciutat de Barcelona de las Artes Escénicas por sus montajes Guys and Dolls y La reina de belleza de Leenane, y en 1999 con el Premio Butaca a la mejor dirección teatral por La reina de bellesa de Leenane. En el verano de 2009 recibió (ex aequo con el bajo italiano Roberto Scandiuzzi) en Santander el II Premio La Barraca 2008, a las Actividades Escénicas, concedido por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP).

En 2004 es nombrado director del Teatro Español de Madrid, de titularidad municipal, cargo que ostentará, con gran prestigio, hasta 2012.

Largo Viaje del día hacia la noche Mario Gas Vicky Peña Teatro Marquina

En continua acción, le hemos visto en series de TV, en algunas películas y, muy recientemente, en el teatro: en 2014 interpreta al personaje del título en la obra Julio César, de William Shakespeare y, como sabemos, actualmente sigue interpretando, junto a Vicky Peña, el papel principal en Largo viaje del día hacia la noche, de Eugene O’Neill.

Historia’s del teatro: Vale, el teatro nació en Grecia.

Parece que todo el mundo está de acuerdo en que el teatro, tal y como lo entendemos hoy día nació en Grecia.

Bien, ya sabemos de donde era aquel joven del que les hablaba hace unos días, el que había tenido que hacer entender, mediante mímica, a las mujeres de su clan que se aproximaba una manada de mamuts y debían resguardarse con urgencia ¿Se acuerdan de aquel muchacho? pues parece que era griego, de una Grecia muy, muy antigua ;-). Pero volvamos a la Grecia del año 900 a. C. Allí es donde el teatro nace y echa a andar.

Kos7

Para empezar hay que decir que el Arte del Teatro recibe el nombre del edificio en el que se representaba. En los inicios se construía al aire libre y frente a una colina que aprovechaban para poder dar visibilidad al escenario a muchas más personas. Los pueblos, al completo, acudían a las representaciones teatrales durante las fiestas de Dionisos (dios del vino) al principio y, con el tiempo, durante muchas otras fiestas. Allí iban a soñar. Les hablaban de Dioses y héroes, les contaban mitos, leyendas y relatos de guerras antiguas. Es cierto que no había demasiada acción sobre el escenario pero, para compensarlo, los textos que se representaban eran intensos y turbadores, plagados de fuertes sentimientos como el amor, el odio, los celos, la culpa… que atormentaban a los protagonistas y que mantenían a los espectadores concentrados e inmersos en la historia hasta el final.

Theatre_slave_Louvre_CA7249Al principio eran los propios autores de las obras los que también las representaban pero, con el tiempo y la afición del pueblo, el concepto de teatro se fue ampliando y complicando y los actores pudieron montar su propia compañía. Aún así no era raro que un actor tuviera que hacer varios personajes, por lo que se ayudaron de símbolos externos como pelucas, máscaras y colores para dar las primeras pistas al público sobre los personajes que encarnaban; si era mujer (las actrices no existían en Grecia), su posición social, edad e incluso estado de ánimo. Los reyes llevaban cetro, los soldados espada…

640px-Dionysos_mask_Louvre_Myr347Los gestos y el tono de voz eran enérgicos y exagerados pues debían llegar al público más lejano así que tenían algunos gestos convenidos que siempre significaban lo mismo; un brazo alzado sobre la cabeza con la mano extendida significaba horror y la cabeza ladeada y caída sobre el hombro significaba tristeza.

Pero no caigamos en la trampa de pensar que se trataba de un teatro muy rudimentario. Ya contaban con paneles móviles e incluso grúas con las que levantaban a los actores en el escenario. Y no podía ser actor cualquiera. En Grecia los actores eran de clase social alta e instruidos. Debían saber declamar con maestría, cantar, bailar… Cobraban un sueldo del estado y, durante algunos periodos de tiempo, tuvieron tal cantidad de privilegios que podríamos decir que gozaban de inmunidad total.

En aquellos tiempos Sófocles, Aristófanes, Eurípides o Esquilo crearon obras que hoy son como “las joyas de familia” esas que valoramos sobre todas las demás por su historia, por lo que representan. Esas que mostramos orgullosos en las ocasiones más especiales. Electra y Orestes, Antígona o Edipo Rey son como el polvo de estrellas, la materia primigenia con la que todavía hoy, en mayor o menor medida, componemos nuestras obras teatrales.

Artículo de nuestra colaboradora Mayte Matías.

Vicky Peña, un camaleón en escena

La mujer que nos ocupa hoy puede presumir de una filmografía extensa y plagada de éxitos, además de obtener célebres premios por sus actuaciones, como el de Mejor Actriz Catalana de Cine en los Premios Butaca por Piedras (2002), las nominaciones a los Goya como Mejor Actriz de Reparto por su actuación en Secretos del corazón (1997) y en El cónsul de Sodoma (2009), ganadora en la categoría de Mejor Actriz en la Semana del Cine Español de Murcia y en el Festival de Estocolmo por El placer de matar (1968) y Piedras (2002), respectivamente… y el Premio Nacional de Teatro, en 2009, un galardón con el que el Ministerio de Cultura reconoció tanto su carácter polifacético como toda su trayectoria.

«Vicky Peña 2008» por Monmar Comunicació (credit: "foto: Sergio Parra") - https://www.flickr.com/photos/monmarcom/6279056289. Disponible bajo la licencia CC BY-SA 2.0 vía Wikimedia Commons.
«Vicky Peña 2008» por Monmar Comunicació (credit: “foto: Sergio Parra”) – https://www.flickr.com/photos/monmarcom/6279056289. Disponible bajo la licencia CC BY-SA 2.0 vía Wikimedia Commons.

Maria Victòria “Vicky” Peña i Carulla nació en Barcelona un 11 de enero de 1954 y es una reconocida actriz de cine, doblaje, televisión y, sobre todo, de teatro. De casta le viene, pues es hija de los actores Felipe Peña y Montserrat Carulla.

Debutó en cine con Cambio de sexo, de Vicente Aranda, y su popularidad siguió creciendo gracias a la televisión y el teatro. En 1976 interviene en la serie La señora García se confiesa, con Adolfo Marsillach; un año después, participó en la obra Tirant lo Blanc y en 1986 hizo su primer papel protagonista en A Electra le sienta bien el luto, basada en la obra de Eugene O’Neill.

En 1997 participó en la película Secretos del corazón, escrita y dirigida por Montxo Armendáriz, candidata al Oscar de Hollywood y ganadora de cuatro premios Goya, incluyendo una nominación para Peña como actriz de reparto. Volvió a estar nominada en la misma categoría con la película El cónsul de Sodoma (2009), de Sigfrid Monleón, en la que dio vida a Doña Luisa, la madre del polémico autor Jaime Gil de Biedma (interpretado por Jordi Mollà).

También ha encarnado en dos ocasiones a Carmen Polo de Franco; en cine en 1986 (Dragon Rapide) y en televisión en 2008 (20-N: los últimos días de Franco).

Largo Viaje del día hacia la noche Vicky Peña Teatro MarquinaPero es sobre todo en el teatro donde se ha prodigado en grandes papeles con obras y musicales como Sweeney Todd, La reina de belleza de Leenane, Homebody/Kabul, Después de mí, el diluvio (coprotagonizada por Jordi Dauder) y Un tranvía llamado Deseo. También fue un gran éxito A Little Night Music (2000), dirigido por Mario Gas (su pareja en la vida real) y protagonizado en su estreno por ella misma y Constantino Romero. Y ¿qué podemos decir de su gran papel en El largo viaje del día hacia la noche, estrenado en el Teatro Marquina hace unos meses? Es todo un placer disfrutar con esta actriz que se transforma sobre el escenario y nos presenta siempre personajes dramáticos, inolvidables.