Archivo de la categoría: Autores

Rubén Talón, el joven talento internacional, en el Teatro Marquina

Este próximo sábado 27 de mayo podremos disfrutar de un concierto muy singular, único, en el que las notas de reconocidas obras seleccionadas de Beethoven, Chopin, Falla, etc. flotarán en el Teatro Marquina a partir de las 19:00 de la tarde. Un concierto protagonizado por las manos de Rubén Talón, uno de pianistas españoles más laureados internacionalmente.

Nacido en Valencia, el joven pianista Rubén Talón Domínguez está considerado por la crítica y el público como uno de los pianistas españoles con mayor proyección internacional de su generación. Dicha trayectoria está sobradamente avalada por sus más de 20 primeros premios, como solista, en diversos concursos nacionales e internacionales (España, Francia, Italia y Austria), como: 1º Prize Vittoria Caffa Rigetti International Piano Competition Milano, 1º Prize Giulio Rospigliosi Piano Competition, 1º Prize Euterpe International Piano competition Bari, 1º Prize Moscato International Piano competition Napoli, 1º Prize Varesse Piano Competition, 1º Prize Dolomiti Piano Competition, 1º Prize Daniele Ridolfi Piano Competition, 1º Prize International Competition Luigi Zanuccoli, 1º Prize Virtuoso International Piano Competition de Salzburgo, 1º Prize Citta di Pesaro International Piano Competition, 1º Prize Val Tidone International Piano Competition, 1º Prize Claude Kahn Piano Competition en Paris entre otros, siendo también reconocido con premios especiales en la interpretación de obras de Manuel de Falla, premio “Talento Excepcional” en Salzburgo”.

En octubre de 2010 es admitido en la Accademia Pianistica Internazionale Incontri col Maestro de Imola (Italia). Dicha Institución fue creada en el año 1988 y está actualmente presidida por el gran Maestro Vladimir Ashkenazy. En estos más de 25 años de funcionamiento se ha erigido como la escuela de alto rendimiento más prestigiosa de Europa y la más galardonada a nivel mundial. Rubén Talón ha conseguido ser el primer español aceptado, en dicha institución, para cursar el grado superior de perfeccionamiento pianístico, donde estudia bajo la dirección del afamado Maestro Leonid Margarius (escuela rusa de Regina Horowitz, hermana de Vladimir Horowitz). Actualmente se encuentra cursando el último año de graduación en dicha academia (habiendo superado con las máximas calificaciones los exámenes durante estos años) y le será otorgado el diploma con mayor valor dentro de este organismo, siendo el único español con dicho título, figurando así en la distinguida lista de pianistas a los cuales ha sido entregado este galardón.

 

Lope, “viviendo todo falta, muriendo todo sobra”

El fénix de los ingenios, un monstruo de la naturaleza…  Don Lope Félix de Vega Carpio es uno de los madrileños más ilustres. Pertenece al Siglo de Oro de las letras españolas y fue niño precoz y escritor prolífico e innovador.

Después de releer su biografía lo imagino una compañía divertida, ingeniosa y no exenta de peligros, algo laxo a la hora de seguir las normas, de verbo fácil y asiduo a las reuniones y tabernas de su barrio, que por cierto compartió algunos años con Miguel de Cervantes.

Su historia con Cervantes, primero de admiración y respeto y luego de enemistad manifiesta, se me asemeja a las que tuvo con las mujeres de su vida. Historias de amor y odio, de conquista y decepción, de pasión y aburrimiento.
Su falta de constancia e incapacidad de seguir los más básicos preceptos le causaría problemas durante toda su vida. Primeramente no alcanza el título de bachiller, por lo que sus benefactores le retiran los fondos y debe comenzar a vender sus obras para sobrevivir a una edad muy temprana. No creo en absoluto que eso le causase problema ninguno, su imaginación y facilidad de palabra le permitieron producir una cantidad ingente de obras. Esa facilidad con la pluma le valió que Miguel de Cervantes, algo pelusón y en la época en la que aún se admiraban, le llamase “monstruo de la naturaleza”.

Estuvo desterrado y enrolado en el ejército siempre por líos de faldas, pero nunca dejó de escribir, era una necesidad. Escribía de noche y de día, por amor o por despecho, como pago o como consuelo.

Tuvo la suerte Lope de que en el Madrid de su época se pusieron de moda los corrales de comedias y de que al gran público le gustasen sus obras. Además, como por aquel tiempo cada obra se representaba solo durante 4 o 5 días, existía una gran demanda que él cubría prácticamente solo con la velocidad de su pluma.

Lope concibió y puso de moda un nuevo modelo de obra teatral que fue llamado la “Comedia Nueva”. Eran obras más ligeras y cortas, divididas en tres actos y no en cinco como hasta ese momento, mezclaban sin rubor lo trágico y lo cómico. Se escriben en verso sí, pero pueden usarse todos los tipos de verso en una misma obra, es decir, son polimétricas. Además, no respetaban la unidad de acción, tiempo y espacio del teatro clásico e, incluso algunas, introducían dos historias o argumentos importantes en la trama.

No hace falta decir que muchos de sus coetáneos se echaron las manos a la cabeza y lo insultaron sin rubor en reuniones y panfletos, a lo que Lope contestó que había que saber adaptarse a los tiempos, que los gustos varían y que a quien debía contentar era al público que era quien pagaba.
Su versátil pluma lo mismo escribía en prosa que en verso y con igual maestría obras líricas, épicas, novelas o teatro. En lo que se refiere al teatro, nos ha dejado obras magníficas, conocidas internacionalmente y representadas ampliamente desde entonces como “La dama boba”, “La malcasada”, “La noche de San Juan”, “El perro del hortelano”, “Belardo el furioso”, “La buena guarda”, “Peribáñez y el comendador de Ocaña”, “Fuenteovejuna”, “El caballero de Olmedo”….

Gozó del éxito profesional en vida y hasta tal punto fue admirado que para decir que algo era de calidad se decía “Es de Lope!” pero, ya al final de su vida, le tocó ver una nueva evolución del teatro. Tenía más que ver con la forma que con el fondo, se daba mucha importancia a los escenarios y al cambio de estos entre actos, por lo tanto a la tramoya.
Casi como si le pareciera que solo él podía innovar, dejó muy claro que no estaba de acuerdo con esa nueva forma de hacer teatro que comenzaba y que no iba a seguir proveyéndolo de obras.

Aunque nunca dejó de escribir comedias, prácticamente se retiró a escribir lo que el llamó “su obra más querida”, una obra con tintes biográficos y escrita en prosa. Una obra que vuelve a los cinco actos del teatro clásico y con un argumento muy sencillo. Una obra concebida para la lectura, para gozarla a solas y no en un teatro a reventar de público. Una obra con la que parece que nos dice: –Donde dije digo, digo Diego, he demostrado que soy bueno en esto y escribo lo que quiero, cuando quiero y como quiero.

Lope muere el 27 de Agosto de 1635 y, como él mismo dijo: “No hay placer que no tenga por límites el dolor; que con ser el día la cosa más hermosa y agradable tiene por fin la noche”.