Archivo de la categoría: En Cartel

Vicky Peña, un camaleón en escena

La mujer que nos ocupa hoy puede presumir de una filmografía extensa y plagada de éxitos, además de obtener célebres premios por sus actuaciones, como el de Mejor Actriz Catalana de Cine en los Premios Butaca por Piedras (2002), las nominaciones a los Goya como Mejor Actriz de Reparto por su actuación en Secretos del corazón (1997) y en El cónsul de Sodoma (2009), ganadora en la categoría de Mejor Actriz en la Semana del Cine Español de Murcia y en el Festival de Estocolmo por El placer de matar (1968) y Piedras (2002), respectivamente… y el Premio Nacional de Teatro, en 2009, un galardón con el que el Ministerio de Cultura reconoció tanto su carácter polifacético como toda su trayectoria.

«Vicky Peña 2008» por Monmar Comunicació (credit: "foto: Sergio Parra") - https://www.flickr.com/photos/monmarcom/6279056289. Disponible bajo la licencia CC BY-SA 2.0 vía Wikimedia Commons.
«Vicky Peña 2008» por Monmar Comunicació (credit: “foto: Sergio Parra”) – https://www.flickr.com/photos/monmarcom/6279056289. Disponible bajo la licencia CC BY-SA 2.0 vía Wikimedia Commons.

Maria Victòria “Vicky” Peña i Carulla nació en Barcelona un 11 de enero de 1954 y es una reconocida actriz de cine, doblaje, televisión y, sobre todo, de teatro. De casta le viene, pues es hija de los actores Felipe Peña y Montserrat Carulla.

Debutó en cine con Cambio de sexo, de Vicente Aranda, y su popularidad siguió creciendo gracias a la televisión y el teatro. En 1976 interviene en la serie La señora García se confiesa, con Adolfo Marsillach; un año después, participó en la obra Tirant lo Blanc y en 1986 hizo su primer papel protagonista en A Electra le sienta bien el luto, basada en la obra de Eugene O’Neill.

En 1997 participó en la película Secretos del corazón, escrita y dirigida por Montxo Armendáriz, candidata al Oscar de Hollywood y ganadora de cuatro premios Goya, incluyendo una nominación para Peña como actriz de reparto. Volvió a estar nominada en la misma categoría con la película El cónsul de Sodoma (2009), de Sigfrid Monleón, en la que dio vida a Doña Luisa, la madre del polémico autor Jaime Gil de Biedma (interpretado por Jordi Mollà).

También ha encarnado en dos ocasiones a Carmen Polo de Franco; en cine en 1986 (Dragon Rapide) y en televisión en 2008 (20-N: los últimos días de Franco).

Largo Viaje del día hacia la noche Vicky Peña Teatro MarquinaPero es sobre todo en el teatro donde se ha prodigado en grandes papeles con obras y musicales como Sweeney Todd, La reina de belleza de Leenane, Homebody/Kabul, Después de mí, el diluvio (coprotagonizada por Jordi Dauder) y Un tranvía llamado Deseo. También fue un gran éxito A Little Night Music (2000), dirigido por Mario Gas (su pareja en la vida real) y protagonizado en su estreno por ella misma y Constantino Romero. Y ¿qué podemos decir de su gran papel en El largo viaje del día hacia la noche, estrenado en el Teatro Marquina hace unos meses? Es todo un placer disfrutar con esta actriz que se transforma sobre el escenario y nos presenta siempre personajes dramáticos, inolvidables.

Leo Rivera, el hombre orquesta

Leandro Rivera, más conocido como Leo Rivera, nació en Talavera de la Reina, el 6 de julio de 1980. De pequeño estudió en el colegio de Nuestra Señora de la Merced, situado en el madrileño barrio de la Elipa.

En cuanto acabó su formación básica, centró sus estudios en el Teatro Musical en Memory Madrid y en la escuela de Carmen Roche. De ahí que en los orígenes de su carrera primasen obras de teatro pertenecientes al género musical, como Oliver, West Side Story, El fantasma de la ópera, Cats o Mamma Mia!. Estos trabajos llamaron la atención de directores de casting como Carmen Utrilla y Luis San Narciso que lo ficharon para pequeñas colaboraciones en series como El Comisario, Un paso adelante, Policías: en el corazón de la calle, etc. Hasta que finalmente San Narciso apostó por él para el papel de Pablo en 7 vidas, donde encarnaba a un joven hipersensible, acomplejado, sexualmente frustrado y dado a la depresión.

En esa misma época, de esto ya hace 10 años, Luis recomendó a Pedro Almodóvar que contase con Leo para el rodaje de Volver. En ella interpretaba a un auxiliar de cine que se encargaba de buscar un sitio para comer para todo el equipo, encontrando un bar regentado por Raimunda (Penélope Cruz), con la cual intentaba flirtear.

Gym TonyEn el 2007 interpretó a Mario en el musical Hoy no me puedo levantar, lo que compaginó durante meses con el programa de Telecinco Caiga Quien Caiga, las grabaciones de la serie Sin tetas no hay paraíso y la obra de teatro Olvida los Tambores, que se representó durante varios meses en Madrid y estuvo de gira por toda España.

En 2009 grabó la película “Mami Blue (Mapas)“; en 2010 formó parte del elenco de la obra de teatro La ratonera en el Teatro Reina Victoria de Madrid; en 2011 representa el musical Avenue Q.

Su siguiente incursión sobre los escenarios fue también un musical, Marta tiene un marcapasos (2013), que recoge las canciones del grupo pop Hombres G. Y, como sabes, ahora protagoniza la exitosa Más Apellidos Vascos en el Teatro Marquina. Además participa en la serie de TV Gym Tony. Y sabemos de buena tinta, que alguna noche, Y mi mama tambiéndespués de sudar la camiseta en el Marquina, se ha pasado por otros teatros para participar en alguna representación más, junto a otros grandes actores. Ahora mismo, Leo es como un hombre orquesta. Y parece que lo que toca, lo toca bien!

Por cierto, con la cantidad de trabajo que tiene, Leo no tiene mucho tiempo para dedicarse a su web y eso, pero sí está bastante activo en su perfil de Twitter, donde podrás seguirlo @leoriveranews.

Grata y sorprendente visita al #TeatroMarquina

Tres cosas me sorprendieron muy gratamente esta pasada visita al Teatro Marquina de Madrid, con ocasión de ver la representación de la muy esperada “Más Apellidos Vascos“, tras el bombazo de su “cuasi” homónima cinematográfica. A saber:

  1. Cuando la mayoría de los asistentes estábamos apagando nuestros dispositivos móviles, dispuestos a silenciarlos en el fondo de algún bolsillo durante un par de horas, aparece Leo Riveray nos insta a hacer fotos con el móvil y compartirlas en nuestras redes… con el hashtag #MasApellidosVascos, claro. Algo que se ve de forma muy excepcional en obras específicas. Seguramente será que los [email protected] de La Zona Teatro tienen muy claro que las redes sociales son un elemento imprescindible en la promoción de su actividad. Gran trabajo, por cierto, el de esta productora.
  2. Nos encontramos al mismísimo gerente del Grupo Marquina, Alberto Closas Jr., recibiendo a los asistentes, incluso ayudando en el control de entradas. Es cierto que quien lo conozca me dirá que no se trataba de una situación excepcional. La mayoría de las veces que he visitado alguno de los teatros del grupo, lo hemos visto ocupándose de que todo estuviese en su sitio, saludando a los asistentes y apoyando en las acciones habituales al personal. Quizá algo así no debería sorprenderme pero, como este comportamiento es tan poco habitual entre otros gestores, lo hace.
  3. mav1Finalmente tengo que decir que la obra también me sorprendió. No resulta agresiva ni ofensiva, aunque dicen algunas cosas “fuertes”; no tiene nada que ver con el formato ni argumento de la película, puesto que se trata de varios sketches unidos por un sencillo y divertido hilo conductor; y podría parecer una buena y simple comedia, pero llegan a tocar temas bastante trascendentales, de los que te hacen reflexionar… eso sí, de la mejor forma posible para hacerte olvidar los problemas cotidianos y la rutina diaria durante un buen rato.

Isidro Tenorio es un emprendedor aficionado al teatro. Hace unos días nos acompañó en una representación de “Más Apellidos Vascos” en el madrileño Teatro Marquina. Muchas gracias por compartir tu opinión!

Más Apellidos Vascos en #TeatroMarquina

No siempre que voy al teatro salgo encantada. Más allá de reconocer el esfuerzo actoral, que con mejor o peor resultado siempre es de elogiar, en ocasiones no tengo mucho más que comentar.

Expectativas sin fundamento, una mala puesta en escena, el calor, un dolor de muelas… Casi cualquier cosa puede arruinarte una tarde-noche de teatro.

Pero cuando las cosas salen bien puede ser muy, muy bueno. Hace unos días fui al teatro Marquina a ver “Más apellidos vascos”, pasé un rato genial y quiero compartirlo con vosotros.

Continue reading “Más Apellidos Vascos en #TeatroMarquina” »

La magia de las marionetas Bunraku y la luz negra

Durante estas fiestas podemos gozar con la magia de una obra que no puede dejar indiferente a nadie. “El Pequeño Verne” es una obra de teatro infantil muy especial: combina dos técnicas teatrales de fuerte impacto visual: la milenaria técnica del Bunraku y la Luz Negra.

cartel del pequeno verne teatro marquinaLos personajes (marionetas) son de papel maché, goma espuma, pinturas fluorescentes y otros trucos… Estas marionetas son manipuladas con la técnica del Bunraku, que consiste en mover estas enormes figuras mediante varas que, guiadas por los manipuladores, imprimen el movimiento a los muñecos.

Esto unido a la Luz Negra permite al manipulador la magia de la invisibilidad, es lo que da vida y absoluto protagonismo a las marionetas, llegando al esperado efecto visual y a una gran sorpresa para el público en cada acción.

El protagonista es Julio, un niño al que no le gusta demasiado estudiar. Un buen día, el libro que tenía que leer se llena de vida y le transporta a un mundo de viajes y aventuras: dará la vuelta al mundo, atravesará agujeros negros, peleará con pulpos gigantes y hasta viajará al centro de la Tierra. Un sinfín de aventuras que despertarán su imaginación y le convertirán en uno de los grandes escritores: Julio Verne. Los asistentes a este viaje vivirán en el pequeño protagonista muchos momentos emocionantes y divertidos.

Son los actores Raúl Amores y Ricardo Cristóbal, de IRÚ Teatro, los que insuflan vida a los personajes, gracias a su dominio de los títeres y de la luz negra. Además cuentan con la música original del actor, músico y compositor David Bueno. No te pierdas este espectáculo único y, sobre todo, no dejes que se lo pierdan tus hijos.