Historia’s del teatro: El teatro y sus orígenes

Si nos preguntan la definición de “Teatro” es probable que muchos digamos algo parecido a: “Es una representación de algo que hacen uno o varios individuos para un público”. Y sí, es exactamente lo que es, así que, pensando un poco más llegaremos a la conclusión de que el teatro, para existir como tal, necesita de actores, de algo que comunicar y por último de un público. Realmente, muy poquitas cosas.

prehistoria teatroHistoriadores y científicos han llegado a la conclusión de que los orígenes del teatro están en la prehistoria y que el primer actor fue el chamán de una tribu. Puedo imaginar que ese chamán un día sintió la necesidad de reforzar su ritual de caza, pues últimamente los cazadores volvían de vacío, y llamó a su tribu. Los sentó en el suelo y, frente a ellos, imaginó e implementó los primeros movimientos de danza, los primeros gritos acompasados…. Y puede que ocurriese exactamente así. En ese punto ya tenemos todo lo necesario para que el teatro sea teatro; actor, mensaje y público.

Pero, mientras escribía estas palabras no he podido evitar imaginar la siguiente escena:

Un hombre joven, muy peludo y cubierto con pieles, llega corriendo a un prado donde algunas mujeres recogen bayas moradas de unos arbustos y los niños pequeños juegan a su alrededor.

Su cara y movimientos delatan que viene asustado. Agita sus brazos de abajo a arriba y de dentro a fuera. Las mujeres, mientras recogen a los niños y se los cargan a la espalda lo miran con atención, escudriñando sus gestos, deseando entender.

Cuba, Viñales Historia del teatroEl hombre coloca sus brazos arqueados, como un paréntesis a lo largo de su cuerpo, luego acerca un brazo a su cara y lo agita de arriba abajo emitiendo un sonido animal que las mujeres conocen muy bien. Salta y corre intentando multiplicarse y rellenar un espacio mucho más grande del que necesita para sí mismo, y por último señala con un dedo hacia la dirección de la que había llegado solo un minuto antes.

Las mujeres corren en sentido contrario al que había apuntado el joven, seguidas por éste, que no deja de mirar hacia atrás mientras corre.

Está claro que un gran grupo de mamuts se dirige hacia allí y lo han enviado a avisarles para que puedan refugiarse a tiempo.

Esa noche, hombres y mujeres alrededor de la hoguera de su cueva, reirán a carcajadas mientras una mujer tras otra, en su afán de explicar a sus hombres lo ocurrido, imita los movimientos rápidos y torpes del joven felicitándose porque no ha habido heridos y todo ha salido bien.

Ha nacido el teatro.

Artículo de nuestra colaboradora Mayte Matías.

Leo Rivera, el hombre orquesta

Leandro Rivera, más conocido como Leo Rivera, nació en Talavera de la Reina, el 6 de julio de 1980. De pequeño estudió en el colegio de Nuestra Señora de la Merced, situado en el madrileño barrio de la Elipa.

En cuanto acabó su formación básica, centró sus estudios en el Teatro Musical en Memory Madrid y en la escuela de Carmen Roche. De ahí que en los orígenes de su carrera primasen obras de teatro pertenecientes al género musical, como Oliver, West Side Story, El fantasma de la ópera, Cats o Mamma Mia!. Estos trabajos llamaron la atención de directores de casting como Carmen Utrilla y Luis San Narciso que lo ficharon para pequeñas colaboraciones en series como El Comisario, Un paso adelante, Policías: en el corazón de la calle, etc. Hasta que finalmente San Narciso apostó por él para el papel de Pablo en 7 vidas, donde encarnaba a un joven hipersensible, acomplejado, sexualmente frustrado y dado a la depresión.

En esa misma época, de esto ya hace 10 años, Luis recomendó a Pedro Almodóvar que contase con Leo para el rodaje de Volver. En ella interpretaba a un auxiliar de cine que se encargaba de buscar un sitio para comer para todo el equipo, encontrando un bar regentado por Raimunda (Penélope Cruz), con la cual intentaba flirtear.

Gym TonyEn el 2007 interpretó a Mario en el musical Hoy no me puedo levantar, lo que compaginó durante meses con el programa de Telecinco Caiga Quien Caiga, las grabaciones de la serie Sin tetas no hay paraíso y la obra de teatro Olvida los Tambores, que se representó durante varios meses en Madrid y estuvo de gira por toda España.

En 2009 grabó la película “Mami Blue (Mapas)“; en 2010 formó parte del elenco de la obra de teatro La ratonera en el Teatro Reina Victoria de Madrid; en 2011 representa el musical Avenue Q.

Su siguiente incursión sobre los escenarios fue también un musical, Marta tiene un marcapasos (2013), que recoge las canciones del grupo pop Hombres G. Y, como sabes, ahora protagoniza la exitosa Más Apellidos Vascos en el Teatro Marquina. Además participa en la serie de TV Gym Tony. Y sabemos de buena tinta, que alguna noche, Y mi mama tambiéndespués de sudar la camiseta en el Marquina, se ha pasado por otros teatros para participar en alguna representación más, junto a otros grandes actores. Ahora mismo, Leo es como un hombre orquesta. Y parece que lo que toca, lo toca bien!

Por cierto, con la cantidad de trabajo que tiene, Leo no tiene mucho tiempo para dedicarse a su web y eso, pero sí está bastante activo en su perfil de Twitter, donde podrás seguirlo @leoriveranews.

Grata y sorprendente visita al #TeatroMarquina

Tres cosas me sorprendieron muy gratamente esta pasada visita al Teatro Marquina de Madrid, con ocasión de ver la representación de la muy esperada “Más Apellidos Vascos“, tras el bombazo de su “cuasi” homónima cinematográfica. A saber:

  1. Cuando la mayoría de los asistentes estábamos apagando nuestros dispositivos móviles, dispuestos a silenciarlos en el fondo de algún bolsillo durante un par de horas, aparece Leo Riveray nos insta a hacer fotos con el móvil y compartirlas en nuestras redes… con el hashtag #MasApellidosVascos, claro. Algo que se ve de forma muy excepcional en obras específicas. Seguramente será que los [email protected] de La Zona Teatro tienen muy claro que las redes sociales son un elemento imprescindible en la promoción de su actividad. Gran trabajo, por cierto, el de esta productora.
  2. Nos encontramos al mismísimo gerente del Grupo Marquina, Alberto Closas Jr., recibiendo a los asistentes, incluso ayudando en el control de entradas. Es cierto que quien lo conozca me dirá que no se trataba de una situación excepcional. La mayoría de las veces que he visitado alguno de los teatros del grupo, lo hemos visto ocupándose de que todo estuviese en su sitio, saludando a los asistentes y apoyando en las acciones habituales al personal. Quizá algo así no debería sorprenderme pero, como este comportamiento es tan poco habitual entre otros gestores, lo hace.
  3. mav1Finalmente tengo que decir que la obra también me sorprendió. No resulta agresiva ni ofensiva, aunque dicen algunas cosas “fuertes”; no tiene nada que ver con el formato ni argumento de la película, puesto que se trata de varios sketches unidos por un sencillo y divertido hilo conductor; y podría parecer una buena y simple comedia, pero llegan a tocar temas bastante trascendentales, de los que te hacen reflexionar… eso sí, de la mejor forma posible para hacerte olvidar los problemas cotidianos y la rutina diaria durante un buen rato.

Isidro Tenorio es un emprendedor aficionado al teatro. Hace unos días nos acompañó en una representación de “Más Apellidos Vascos” en el madrileño Teatro Marquina. Muchas gracias por compartir tu opinión!

Teatro Marquina: un Teatro histórico de Madrid

El madrileño Teatro Marquina está ubicado en el barrio de Justicia, en el distrito Centro de Madrid, y se levanta en el solar que el altruista dramaturgo catalán Eduardo Marquina legó al Montepío de Autores, de ahí que se diera su nombre al mismo. Actualmente tiene capacidad para 500 espectadores.

Teatro Marquina  Madrid _01Se inauguró el 21 de diciembre de 1962, con la representación de la obra Operación Embajada de Joaquín Calvo Sotelo, con Alberto Closas en pleno éxito profesional.

Continue reading “Teatro Marquina: un Teatro histórico de Madrid” »

Más Apellidos Vascos en #TeatroMarquina

No siempre que voy al teatro salgo encantada. Más allá de reconocer el esfuerzo actoral, que con mejor o peor resultado siempre es de elogiar, en ocasiones no tengo mucho más que comentar.

Expectativas sin fundamento, una mala puesta en escena, el calor, un dolor de muelas… Casi cualquier cosa puede arruinarte una tarde-noche de teatro.

Pero cuando las cosas salen bien puede ser muy, muy bueno. Hace unos días fui al teatro Marquina a ver “Más apellidos vascos”, pasé un rato genial y quiero compartirlo con vosotros.

Continue reading “Más Apellidos Vascos en #TeatroMarquina” »

Toda la actualidad teatral en un solo lugar